martes, 21 de julio de 2009

Ajada en la acera,
con el tallo verdoso
aún la hoja.


Orzas

1 comentario:

  1. Sutil observación, no sólo de la hoja solitaria que crece en la acera, ya verdosa, y, a pesar de todo, tan viva que atrae la mirada del que pasa.

    ResponderEliminar